Tres años de Material Design: la normativa que cambió, a mejor, el diseño de las aplicaciones en Android

Tres años de Material Design: la normativa que cambió, a mejor, el diseño de las aplicaciones en Android

Publicidad

Hubo una época en Android, hace no tanto, donde las aplicaciones no brillaban por su atractivo. Funcionaban, sí, pero Google no logró convencer a muchos desarrolladores para que se esforzaran en cuidar el diseño de sus creaciones y apostar por interfaces más limpias, intuitivas... Había excepciones, pero costaba encontrar apps que funcionaran y además fueran bonitas.

Hace tres años Google se puso firme con este asunto y a la vez que anunciaba Android Lollipop 5.0 presentó Material Design: una normativa que buscaba unificar el diseño de las aplicaciones a la vez que ofrecer ayudas y guías a los desarrolladores para facilitar tal propósito. Lo que empezó como una proposición honesta terminó siendo un éxito, con un curioso giro de los acontecimientos.

Volviendo al pasado, ¿qué se buscaba con Material Design?

Aplicacion Fotografia Android Esto era una aplicación de Android cualquiera en 2011.

Google I/O de 2014: mientras Android L era presentado, Google aprovechó para presentar de la mano de Dave Burke un nuevo concepto llamado Material Design. Sobre el escenario se mostró como un estándar de diseño, una nueva manera de entender el diseño de las aplicaciones móviles. Un paradigma donde cada elemento tenía propiedades físicas, se iban colocando en diferentes capas de profundidad y donde además había un feedback con el usuario a través de la vibración.

Aunque Google lo vendió como algo nuevo, lo cierto es que la compañía de Mountain View llevaba un tiempo trabajando en esa línea, siendo la evolución gráfica de Gmail el más claro ejemplo de esa búsqueda por impulsar un estándar de diseño más atractivo e intuitivo para el usuario. El objetivo era sacar todo ese trabajo hacia fuera en forma de kit para acelerar la adopción y que cualquiera pudiera adoptarla sin muchas dificultades.

Material Design Android

No vamos a engañarnos, hubo una época donde las apps de Android eran poco atractivas. Más allá del debate de si eran estéticas o no o la importancia del diseño a la hora de valorar una aplicación, había un problema de fondo: la falta de comunicación entre los ingenieros de software y los diseñadores. El propio Matías Duarte, vicepresidente de diseño en Google, lo reconocía hace un año en una entrevista a Wired: fue un momento difícil, dentro de Google, donde había que unir a ambas comunidades.

Añadido a este problema teníamos, y seguimos teniendo, un contexto en el que los smartphones llevaban suficiente tiempo en el mercado pero donde las interfaces y el diseño no habían madurado lo suficiente todavía. Matías lo explicaba al comienzo de la entrevista: con el aumento de dispositivos con pantallas en nuestra vida (smartphones, tablets, wearables...) se crean nuevos problemas y también nuevas oportunidades. En ese caos de interfaces, cada vez más humano al mismo tiempo hay que buscar cómo ser más accesible e intuitivo.

1366 2000

Fue entonces cuando un 3 de noviembre de 2014, y más tarde un 12 de noviembre a través de OTA, que Material Design llegaba a los desarrolladores. La adopción fue lenta, siendo Google su principal impulsor y avalista. Como decía Matías, en ese momento donde surgen nuevos problemas también aparecen oportunidades que muchos desarrolladores aprovecharon para crear, y popularizar, aplicaciones de todo tipo.

Los primeros meses conviviendo con Material Design se convirtieron en una especie de escaparate para mostrar las aplicaciones que iban actualizándose o apareciendo de la nada. Con el tiempo se pasó a la estandarización y todo el mundo, desde grandes equipos de desarrollo a creadores individuales, abrazaron Material Design. De la estandarización a los reconocimientos públicos tanto para la propia Google como para los desarrolladores.

De una normativa a una filosofía, el futuro de Material Design

Uno de los grandes incentivos de diseñar aplicaciones con Material Design era el alto grado de detalle que había en la documentación. Se daban detalles de cómo tenía que ser cada elemento, cada transición, las propiedad físicas de cada objeto, la gestión de los movimientos... Que fuera tan escrupuloso y detallado ayudaba muchos a los desarrolladores pero con el tiempo se ha convertido en una normativa difícil de seguir.

Material Design

Hace no mucho nuestro compañero Iván explicaba cómo la normativa de Material Design se había vuelto tan compleja y específica que los primeros que se saltaban los estándares era la propia Google. Dicho así puede parecer una contradicción e incluso se puede entender como algo negativo. ¿Cómo es posible que los principales impulsores de Material Design se salten sus propias normas? Muy sencillo, porque Material Design ya no es una normativa, es una filosofía.

Google hizo un trabajo fantástico hace tres años cuando invitó a miles de desarrolladores a entender el diseño y la creación de aplicaciones bajo una nueva perspectiva. Con unas normas y unas bases, correcto, pero como decía Matías Duarte: todo iba a acabar siendo un caos de interfaces, y en ese desorden vive ahora Material Design para dejar de ser algo estricto para ser más útil que nunca. Qué mejor forma de explicar este cambio que la liberación del código fuente de Material Design a mediados de este año.

¿Qué ocurrirá dentro de unos años? Es muy pronto para saberlo pero citando a Matías Duarte de nuevo: no puede ser que la solución óptima hecha hace treinta años sea aplicable para siempre. Surgirá algo nuevo pero hasta entonces, disfrutemos de todo bueno que nos ha traído.

Temas
Publicidad
Publicidad
Inicio

Ver más artículos

Inicio